Horario de atención: Lunes a Viernes : 08:15 am a 05:00 pm | Sábados : 09:00 am a 12:30 pm                                   

El miércoles, una vez más, ¡Vamos Perú!

Pasó la primera fecha del repechaje y no fue lo que esperábamos. Todos anhelábamos un triunfo peruano que finalmente no se dio. Queda claro que si ganábamos 1 a 0 no estábamos clasificados y que con el empate obtenido, tampoco estamos eliminados. Las posibilidades de ir al mundial de Rusia siguen intactas y nuestra selección sigue dependiendo de sí misma, de sus capacidades, de su inteligencia y de su serenidad para superar la ansiedad tan natural y comprensible en estos momentos. La celebración tendrá que postergarse por unos días más, pero estoy convencido que llegará.

Luego de muchas interrogantes, ya conocemos a la selección de Nueva Zelanda. Un equipo con más entusiasmo que virtudes, con muchas limitaciones y que en teoría no debería darnos mayores complicaciones. Quizás ese sea el motivo del sabor agridulce que nos dejó el empate a cero conseguido en Wellington: saber que tenemos mayores argumentos futbolísticos, pero no poder reflejarlos en el marcador. Ello, sumado a la angustia de pensar que solo un gol en contra nos puede arruinar toda la ilusión, nos obliga a ser mucho más inteligentes en el partido definitivo que jugaremos el miércoles en Lima.   

Tranquilidad es lo que más necesitamos en estos momentos. En las calles, confianza sin triunfalismo. En el estadio, aliento sin presión. En la cancha, concentración, autocontrol y efectividad en su máxima expresión. Como suele ocurrir con los asuntos que a todos nos interesan, en esta clasificación también todos tenemos algo que poner de nuestra parte.

El proceso clasificatorio nos sigue dando muchas enseñanzas para la vida: nunca celebrar por adelantado, no subestimar al rival ni sobredimensionar nuestras capacidades, no confundir optimismo con triunfalismo. Un partido que no salió como se había planeado, no puede desmotivarnos; por el contrario, debería ayudarnos a reconocer nuestra realidad y a partir de ella, esforzarnos por mejorarla a punta de esfuerzo. Además, nuestro equipo mantiene íntegras sus virtudes más reconocidas: talento, compromiso, fortaleza, solidaridad y unidad entre sus integrantes. Por todo ello, seguimos confiando en ustedes muchachos… Este miércoles 15 de noviembre, una vez más, el aliento será incondicional:  ¡¡¡VAMOS PERÚ!!!


Jr. Paz Soldán N° 252 Callao - Perú
Horario de atención
Lunes a Viernes : 08:15 am a 05:00 pm
Sábados : 09:00 am a 12:30 pm
Central Telefónica
(01) 201-6411