Horario de atención: Lunes a Viernes : 08:15 am a 05:00 pm | Sábados : 09:00 am a 12:30 pm                                   

El feminicidio en la mira

En su visita pastoral al Perú, el Papa Francisco abordó un tema que cada cierto tiempo nos conmociona: el feminicidio. El pontífice nos invitó a luchar contra esta plaga que afecta a todo el continente americano, pidiendo que se denuncien "las situaciones de violencia que quedan silenciadas detrás de tantas paredes", e invitándonos a luchar contra esta fuente de sufrimiento.

Apenas un día después de este llamado, un intento de feminicidio se produjo en Tumbes y ayer se dictó prisión preventiva contra un sujeto que mató y enterró a su pareja e hija menor de 6 años. Lamentablemente no son casos aislados, pues según cifras del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP), en el 2017 perdieron la vida 121 mujeres y 247 estuvieron cerca de ser asesinadas.

Ocho de cada diez atentados se produjeron en el propio hogar y el 90.5% de víctimas tenían entre 18 y 35 años. Un dato adicional y revelador nos dice que la mayoría de agresores son convivientes (35,5%) y ex convivientes (24,7%) de las víctimas. Lo preocupante de todo es que estos casos se presentan en el propio seno de las familias, que se supone deberían ser los ambientes más seguros para sus integrantes

Estas cifras no incluyen los miles de casos de violencia familiar doméstica que nunca se denuncian por ser considerados como “usuales problemas de pareja” y que sólo salen a la luz cuando se consuma un feminicidio. Más deplorables son los casos en que las denuncias no son aceptadas por las instituciones tutelares como la Policía, Ministerio Público o Poder Judicial.

Todo atentado contra la vida de un ser humano, hombre o mujer, es condenable y no debería pasar inadvertido. Por ello, más que hacer un recuento estadístico de casos y cifras, debemos iniciar un cambio cultural en nuestra sociedad, inculcando en todo momento, lugar y nivel, el respeto a la vida y a la dignidad de los seres humanos. Tarea que se debe iniciar en el hogar y fortalecer en todo espacio de interrelación humana.

Además de endurecer las penas para estos casos, debemos enseñar a nuestros niños y jóvenes a respetarse y amarse a sí mismos, a tal punto de rechazar de plano y sin ningún remordimiento cualquier intento de violencia en su contra, por parte del supuesto ser amado o de cualquier otra persona. Ello les enseñará a respetar también al prójimo y será un buen inicio para evitar tragedias en el futuro.


Jr. Paz Soldán N° 252 Callao - Perú
Horario de atención
Lunes a Viernes : 08:15 am a 05:00 pm
Sábados : 09:00 am a 12:30 pm
Central Telefónica: (01) 201-6411